EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

lunes, 21 de mayo de 2018

La burbuja Lebac. Explicación para principiantes y lobotomizados



Argentina: Lebac, explicación sencilla de su crecimiento explosivo – Rolando Astarita, para Revista Sin Permiso

Rolando Astarita, Profesor de economía de la Universidad de Buenos Aires, Argentina, para Revista Sin Permiso


Fuente:



A raíz de la corrida cambiaria y el vencimiento masivo de Lebac (Letras del Banco Central), ocurrido el pasado martes 15 de mayo, mucha gente se pregunta acerca de qué significan estas letras, y cuáles pueden ser las consecuencias de su crecimiento exponencial (desde diciembre de 2015 su monto de Lebac prácticamente se multiplicó por cuatro). El objetivo de esta nota es presentar una explicación lo más sencilla posible. En particular, me interesa destacar, por un lado, que las Lebac no son simple deuda que puede sumarse a la deuda pública corriente, o a la deuda externa, como piensan algunas personas. Y por otra parte, responder al argumento de la dirección del Banco Central, que reiteradamente ha dicho que no hay que preocuparse por la acumulación de las letras, ya que se acompaña de la acumulación de reservas.


El punto de partida es la creencia del Banco Central, del Gobierno y los economistas ortodoxos, de que es necesario retirar el dinero que se emite contra dólares o euros. Ese retiro es lo que se llama esterilización.

El Banco Central esteriliza entonces los aumentos de la base monetaria derivados de la compra de activos externos. Esta esterilización se produce principalmente mediante la emisión de Lebac.

Para ver cómo ocurre, presentamos un ejemplo teórico ultra simplificado. Supongamos que el Tesoro toma deuda en el exterior por 200 dólares, con el fin de financiar el déficit fiscal, y el tipo de cambio es $ 20/USD. El Tesoro ingresa estos USD 200, que debe pasar a pesos. Para ello, vende los USD 200 al Central, y este en contrapartida emite $ 4000. Esto es, en el activo el Banco Central incorporó USD 200 y en el pasivo $ 4000. Se cumplió el primer paso.

En un segundo paso, el Banco Central retira $ 4000 del mercado, o sea, los esteriliza (en los primeros cuatro meses del año el BCRA esterilizó pesos derivados de la toma de deuda del Tesoro por USD 8.000 millones). Para eso el Banco Central emite las letras llamadas Lebac. A fin de hacer los cálculos sencillos, supongamos que las mismas son a un año, y pagan el 30%. Las Lebac se emiten con un valor nominal y se compran con el descuento que corresponde a la tasa de interés, que en este caso dijimos que es del 30%. De manera que para absorber los $ 4000, el Banco Central debe emitir Lebac por un valor nominal de $5200. Esto es lo que deberá pagar el Banco Central al tenedor de Lebac dentro de un año.

El tercer acto ocurre un año más tarde, al momento del vencimiento de la Lebac (en realidad las Lebac renuevan en lapsos más cortos, pero esto no afecta a la sustancia del asunto). Al vencimiento, el Banco Central debe pagar al inversor $ 5200. Supongamos que el inversor no desea renovar la colocación en Lebac, y desea pasar los $ 5200 al dólar. Si el tipo de cambio sigue en $20/USD, habrá hecho una ganancia del 30% en dólares, y puede decidir que es hora de poner su capital a resguardo en el exterior. Obsérvese que en este caso, al cambiar sus pesos por dólares, no solo se lleva la reserva de USD 200 contra la cual el Central había emitido pesos, sino otros USD 60 (producto de la tasa de interés a 30%, con tipo de cambio sin variación) de las reservas del Central. Por lo tanto hay un claro desequilibrio entre las Lebac, las reservas y el tipo de cambio. Y si muchos inversores deciden no renovar sus tenencias de Lebac, el Central enfrentará una seria pérdida de reservas que, en caso extremo, puede llevarlo a la cesación de pagos. En un escenario de este tipo, la devaluación violenta de la moneda y la crisis cambiaria es prácticamente inevitable.



Supongamos sin embargo que el Banco Central  intenta convencer al inversor de que renueve las Lebac. El capitalista dinerario ve el asunto riesgoso –por ejemplo, porque el endeudamiento está creciendo a alta tasa, o es elevado el déficit en cuenta corriente- y el Central le ofrece una tasa del 40%. Por lo cual ahora, para absorber $ 5200 el Central debe emitir Lebac por un valor de $ 7280. Pero con esto solo se pateó el problema para más adelante. Es que pasado el segundo año, si el inversor quisiera pasarse a dólares, con el tipo de cambio a $ 20/USD, harían falta USD 364 de las reservas del Central. O sea, 82% más de dólares que los USD 200 que originariamente había en reserva (dólares que para colmo, provienen de la toma de deuda externa). Estamos en el mismo escenario que antes, pero agravado. Y si el Central busca que se renueven las Lebac, el problema se seguirá agrandando. A lo que hay que sumar el efecto negativo, sobre la economía de conjunto, de la alta tasa de interés. Parafraseando a Marx, podemos decir que las crisis capitalistas son inevitables, pero políticas como las que comentamos las agravan a niveles inimaginables.
Por supuesto, existe otra variante: que el tipo de cambio aumente. Por ejemplo, supongamos que en curso del primer año el tipo de cambio pasa a $ 26/USD. En ese caso, al momento de vencimiento de las Lebac los $ 5200 equivalen a USD 200. Por lo tanto los especuladores no obtuvieron ganancia (en términos del dólar), y el Central no deterioró su activo. Pero la contrapartida de nuevo es la devaluación de la moneda, con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo del salario, la inflación y una distribución del ingreso más desigual.
Finalmente, observemos que en el tiempo en que transcurre nuestro ejemplo teórico la deuda que tomó la Tesorería permanece en USD 200. La emisión de Lebac no la ha modificado. Pero si el peso se devaluó un 30%, aumenta la carga, medida en pesos, de la devolución de la deuda. A lo que se deberán agregar los intereses de la deuda. Por ejemplo, si la tasa de interés en dólares es del 7%, deberá agregar anualmente USD 14 a los pagos.

En conclusión, la ingeniería financiera del Central solo da lugar a una bola de nieve de las Lebac que tiene estación final en nuevas devaluaciones, crisis cambiarias y financieras, caídas del salario y empeoramiento de las condiciones de vida de la población.




viernes, 18 de mayo de 2018

Mitos Canallas 1-2-3 y 4 – por Alberto Dante.. La mitomanía como ariete y arma del psicópata





Mitos canallas I:

Que gente supuestamente informada e inteligente repite como verdad revelada:

Préstamo al 14% de Chávez:

Venezuela y/o Chávez no nos prestó nada.-

En el contexto de una deuda externa en default equivalente al 160% del PBI, una de las mayores del mundo, y acumulada por los mismos genios que desde hace 2 años y medio vienen "manejando" la economía y las finanzas nacionales, y ante la necesidad de recomponer reservas externas, después de haber cancelado cash lo adeudado al FMI, y en la situación de que en el mundo absolutamente nadie le prestaba a la Argentina ni 10 guitas, el presidente Néstor Kirchner, recurre a la ayuda del presidente de Venezuela Hugo Chávez.-
De común acuerdo entre ambos presidentes se armó una operatoria financiera para conseguir U$D 10.000 millones en el mercado de capitales:
Argentina emitió bonos soberanos por ese monto, se los entregó al gobierno venezolano, este los ENDOSÓ convirtiéndose en en FIADOR SOLIDARIO, obligándose a pagar esos bonos en caso de que Argentina no lo hiciera.-
Posteriormente el gobierno venezolano los vendió en la Bolsa de valores de Nueva York, la que por tener el aval de Venezuela les fijó una tasa de interés de corte DE SOLO EL 14%.-
Los fondos producidos fueron girados a la Argentina por el gobierno venezolano.-
Ni Chávez ni Venezuela NOS PRESTARON NADA A NINGUNA TASA DE INTERÉS, nos HICIERON EL ENORME FAVOR DE ENDOSAR Y NEGOCIAR NUESTROS BONOS.-
Nadie se "indignó" cuando Cavallo-Sturzenegger en el 2001 tomaron deuda soberana en el 2001 al 16% anual.-
No saben, no se informan, solo repiten como verdades reveladas los relatos de cretinos como Lanata, Leuco, Longobardi, Majul, etc., y después van y votan.



Mitos canallas II:

Club de París y Kicillof:

El Club de París, es un foro informal de acreedores oficiales y países deudores. Su función es coordinar formas de pago y renegociación de deudas externas de los países e instituciones de préstamo. La primera reunión informal, es de 1956 cuando Argentina estuvo de acuerdo en efectuar un encuentro con sus acreedores públicos. Acuerdo concluido el 16 de mayo de 1956-.
Está integrado por los siguientes países acreedores permanente: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Corea del Sur, Dinamarca, EE.UU., España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Rusia, Países Bajos, Reino Unido, Suecia, Suiza e Israel.
Argentina negocia por primera vez en 1956 con el Club de París, una deuda de U$D 500 millones, a partir de allí el país negoció varias veces la deuda, y tomó nuevos créditos.-
Todos los acuerdos fueron incumplidos por parte de Argentina y finalmente la deuda entró en default junto con el resto de los acreedores externos en el 2002.-
La carta orgánica del Club de París establece que cualquier refinanciación de deudas en mora, debe tener previamente el visto bueno del FMI y el país acreedor someterse al monitoreo de su economía y ejecutar las recetas impuestas por el mismo FMI.-
Por orden de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el ministro Axel Kicillof inicia una negociación con el Club de París para cancelar la deuda que en ese momento ascendía a U$D 9.700 millones.-
El ministro después de maratónica negociación logra:
a) Que el Club de París modifique su carta orgánica para dejar afuera del acuerdo al FMI
b) Financiar a 5 años de plazo, en pagos semestrales el 100% de la deuda
d) El monto de los pagos semestrales están atados al nivel de inversiones en la Argentina de empresas con sede central en los países miembros del FMI.-
f) La tasa de interés negociada sobre saldos, fue del 3% anual en dólares. (El crédito stand by que hoy se espera del FMI es al 4% anual)
g) El monto total de la refinanación fue de U$D 9.700 millones, monto que incluyó capital impago desde 1956 y posteriores préstamos, más intereses, punitorios y multas.-
El acuerdo firmado entre Argentina y el Club de parís fue en toda la historia de este cartel de países acreedores, el mas benigno y beneficioso para el país acreedor.-
Los "ilustrados e informados" por Lanata siguen repitiendo que "se pagó de mas" y que por los intereses acordados era ruinoso para el país.-
El Ministro Dr. Axel Kicillof prácticamente obligó a todos los ministros de economía de los países miembros del Club de París , reunidos al efecto en Francia, a negociar durante 24 hs. seguidas, hasta lograr el mejor acuerdo posible para los intereses nacionales.-



Mitos canallas III:

"A SanCor la llevó a la quiebra Venezuela porque no le paga lo que le debe"

SanCor en los 70, durante el reinado de Martínez de Hoz, tomó deuda en el exterior constituida en dólares, para modernizar y ampliar sus plantas lácteas por U$D 350 millones.-
Se vio imposibilitada por las sucesivas y profundas crisis económicas argentinas desde principios de los 80´ (quiebre de "La tablita") hasta que en los 90´con la convertibilidad puede reestructurar y refinanciar la deuda que con intereses, punitorios etc. ya ascendía a casi U$D 700 millones. Con el valor del dólar que sobrevaluaba el peso, deja de exportar por quedar fuera de mercado internacional por precios.-
Con la crisis del 2001 y la devaluación asimétrica del 2002 sumado a la brutal caída del consumo de productos lácteos en el mercado interno, nuevamente cae en incumplimiento de pagos de su deuda.-
En el 2006, SanCor esta nuevamente al borde de la quiebra por el peso de su deuda con el exterior, que arrastra desde los 70'.-
El presidente de Venezuela Hugo Chávez, viene al rescate de la empresa láctea, le otorga un crédito por U$D 135 millones, que se destinan a hacer pagos parciales a los acreedores externos lo que le permite acceder a una nueva reestructuración de deuda.-
El crédito con Venezuela esta pactado devolver en productos lácteos, no en dinero.-
La reestructuración de la deuda más una demanda sostenida internacional de productos lácteos con precios récord (Leche en polvo U$D 5.500 la Tt) posibilitan el salvataje de de SanCor.-
Los gobiernos argentino y venezolano constituyen el "Fideicomiso argentino-venezolano", todo el comercio exterior entre ambas naciones se canaliza exclusivamente a través de este instrumento.-
El fideicomiso tiene la ventaja de no tener que usar dólares en las transacciones comerciales, ya que actúa como clearing: va compensando las exportaciones argentinas con las importaciones desde Venezuela.-
Los exportadores argentinos cobraban del Banco Nación en pesos, los montos de sus importaciones.-
Este gobierno, una de las primeras medidas que tomó fue la de desarmar el fideicomiso y suspender las exportaciones a Venezuela que habían alcanzado un Volumen de U$D 3.000 millones anuales.-
Las últimas exportaciones de SanCor (y otras empresas como Cresta Roja) a Venezuela a través del fideicomiso, por un total de U$D 35 millones, NUNCA LE FUERON PAGADAS POR EL BANCO NACIÓN.-
Toda esta información, está disponible en internet, solo hace falta querer saber la verdad y googlear un rato.-
La quiebra y desguace de SanCor, es una acción planificada por este gobierno.




Mitos canallas IV:

Los liberales, neoliberales y conservadores promueven una absoluta libertad de mercado, tanto interno como externo retirando al estado de su papel de regulador, controlador y equilibrador de la fuerzas económicas, dejando que el mercado actúe libremente en una utopía que dice que la libre competencia y desde una visión darwiniana, va a hacer sobrevivir a los más fuertes (que no siempre son los más eficientes) y perecer a los más débiles (que no siempre son los más ineficientes), lo que supuestamente va a beneficiar a la sociedad toda.-

La corriente "proteccionista" sostiene que hay que cerrar completamente nuestras fronteras a la competencia externa, proteger y subvencionar la producción nacional a cualquier costo.-
Yo creo que las dos corrientes están absolutamente equivocadas y padecen un extraordinario infantilismo.-
Nuestra clase dirigente (sindical, política, empresaria, etc.) debe planificar los próximos 30 o 40 años de crecimiento económico con desarrollo.-
Terminar con esa estupidez de "Campo o industria" cuando lo que necesitamos es CAMPO CON INDUSTRIA.-
Un programa gradualista, que se inicie protegiendo completamente la producción nacional por 3 años, y a partir de allí ir abriendo progresivamente la economía, por ejemplo si el mercado nacional consume y produce 100 millones de pares de zapatos, permitir la importación de 5 millones, al año siguiente permitir 10 millones, y así hasta llegar a un cupo de por ejemplo un 30% de importados compitiendo con un 70% de nacionales, esto, si es planificado va a obligar al industrial nacional ir incorporando tecnología y adaptando procesos de producción más eficiente a lo largo del tiempo, con fuerte apoyo crediticio de fácil acceso y tasas subsidiadas, con costos internos menores o iguales a los de sus competidores externos.-
Planificar un desarrollo industrial que de prioridad y asistencia al surgimiento de industrias con procesos integrados, que no dependan del abastecimiento externo de insumos.-
Promover la producción de insumos industriales intermedios.-
Poner el sistema bancario-financiero al servicio y como herramienta de la producción, y no una aspiradora que vampiriza la rentabilidad de los que producen bienes y servicios.-
No hay un solo país en el mundo que se haya desarrollado destruyendo la producción nacional y regalando su mercado interno.-
No hay un solo país en el mundo que se haya desarrollado, protegiendo de manera indefinida su producción nacional de la competencia externa.-
Desde hace 218 años, Argentina cada 10 o 15 años va dando bandazos entre un modelo liberal a ultranza a otro de proteccion absoluta.-
Ya es hora que dejemos la adolescencia como sociedad y nos comprometamos de verdad en sacar del subdesarrollo a nuestro país.-



miércoles, 16 de mayo de 2018

La opinión pública es la afirmación del engaño del individuo que abomina “del todos”, alentando una autonomía que prescinde de toda solidaridad (Sebastián Plus)



 

 

La Opinión Pública: Guillotina de las memorias – Por Sebastián Plus para La Tecl@ Eñe

 

Fuente:

http://lateclaenerevista.com/2018/05/13/opinion-publica-psicoanalisis-la-guillotina-las-memorias-sebastian-plut/

 

 

La opinión pública es la afirmación del engaño del self made man, del individuo que abomina del todos alentando una autonomía que prescinde de toda solidaridad. Como forma de agrupamiento que no requiere co-presencia física pretende imponer una guillotina sobre nuestras memorias e identificaciones mediante una considerable cuota de hostilidad.

Por Sebastián Plus, Doctor en Psicología. Psicoanalista. Coordinador del Grupo de Investigación en Psicoanálisis y Política de la AEAPG.

Aludir a la conciencia, en un sentido amplio, destaca la necesidad de construir un mayor conocimiento sobre nuestros propios pensamientos, un creciente entendimiento de nuestra vida pulsional y, también, de la realidad y de los otros. Pese a ser territorios parcialmente dejados de lado por los psicoanalistas, tiene suma importancia profundizar nuestros conocimientos sobre la conciencia y el pensar, tanto en nuestra labor clínica como social.
Freud no fue ajeno a tal propósito y quizá, por ello mismo, propuso el análisis como el camino para adquirir “aquel plus de libertad anímica en virtud del cual la actividad conciente se distingue de la inconciente”.
Una porción de esta tarea, pues, es preciso dirigirla a la comprensión de la llamada opinión pública, y no porque esta última sea un fenómeno nuevo, pero sí debe despertarse nuestra conciencia sobre ella, nuestro saber sobre su lógica y función.
Una revisión histórica nos llevaría hasta los tiempos de los oráculos griegos, pero sin ir tan atrás en la cronología, señalemos que ya a fines del Siglo XIX Gabriel Tarde reflexionó lúcidamente sobre este asunto y, en particular, sobre la influencia de los medios de comunicación (en esa época, los periódicos).
Décadas después, sabemos, Edward Bernays (sobrino de Freud) se valió de Psicología de las masas y análisis del yo para construir su propia teoría y metodología de lo que él mismo llamó “la manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas”. También sostuvo que “casi todos los actos de nuestras vidas se ven dominados por un número relativamente exiguo de personas que comprende los procesos mentales y los patrones sociales de las masas”.
La hostilidad de Freud hacia su sobrino fue manifiesta y quizá por ello, conociendo el libro de este último, fue que poco después escribió en Inhibición, síntoma y angustia: “Supongamos que en un Estado cierta camarilla quisiera defenderse de una medida cuya adopción respondiera a las inclinaciones de la masa. Entonces esa minoría se apodera de la prensa y por medio de ella trabaja la soberana «opinión pública» hasta conseguir que se intercepte la decisión planeada”.
¿Cómo definir conceptualmente a la opinión pública? ¿Cómo se crea?
¿Cuáles son sus componentes?
¿Qué es lo que justifica que a determinadas afirmaciones las categoricemos como opinión pública?: 

a) ¿es por su objeto, es decir, porque trata de un asunto de interés común que una opinión es pública?; 

b) ¿es por sus fuentes, por ejemplo, porque responda a la influencia de los medios u otros factores similares?; 

c) ¿es por el tamaño de la muestra, a saber, que reconozca elementos comunes o similares en gran parte de la población, algo así como la media de lo que piensa la población?

La frase que cité de Freud permite pensar dos tipos de masas: aquellas en las que los sujetos se reúnen físicamente y aquellas en las que los individuos sólo se unifican por medio de su opinión. Como afirmó Bernays es a estas últimas a las que el propagandista se propone “controlar y sojuzgar con arreglo a nuestra voluntad sin que estas se dieran cuenta”.
Agreguemos que las masas que requieren de la co-presencia física son heterogéneas, reúnen una pluralidad de singularidades y recogen y reelaboran tradiciones diversas. En cambio, la opinión pública como agrupamiento no exige la co-presencia física, y se caracteriza por una actualidad permanente y por la homologación –regresión- del pensamiento.
¿Por qué la Opinión pública supone una regresión del pensamiento?
Citemos nuevamente a Freud, esta vez en Para la prehistoria de la técnica analítica. Dice: “Más oprimente que la censura de los gobiernos es la censura que la opinión pública ejerce sobre nuestra labor espiritual”. Si en la opinión pública tiene importancia su contenido, también resulta relevante la lógica con que opera el pensamiento en la reproducción de dicha opinión.
A diferencia de los movimientos populares –que combinan realidad actual con un conjunto de tradiciones- la opinión pública campea sobre la actualidad, sobre un permanente presente. En los términos freudianos del esquema del peine, se trata de una hiperestimulación del polo de la percepción en detrimento de la memoria. Esta suerte de hiperrealismo sin memoria se fija, a su vez, por la reiteración constante de un mismo mensaje, por la repetición de una afirmación, lo cual parece poner de manifiesto cierta intensidad que tiende a agotar esa función del sistema psíquico que Freud llamaba la investidura de atención.
En su texto sobre las masas, Freud dice que la opinión pública se crea por la necesidad de sujetos débiles de reforzar su acto intelectual y afectivo “por la repetición uniforme de parte de los otros”. Es decir, que ciertas ideas y ciertos afectos se consolidan en tanto y en cuanto tengan una mayor frecuencia y, a su vez, resulten parecidos a los de los otros. Podemos decirlo del siguiente modo: la opinión pública no se trata solo de cómo agrupamos expresiones semejantes entre sí, sino que aquélla se alimenta de la tendencia de ciertos sujetos a no ser, cada uno, el único que piensa de tal o cual modo.
Si la co-presencia física puede conducir a acciones que están impedidas para el sujeto singular, su equivalente en la opinión pública es que el sujeto se habilita a manifestar y defender afirmaciones cuya veracidad no tiene fundamentos concretos, tal como sucedió, por ejemplo, con el célebre “affaire Dreyfus” dado a conocer por E. Zola. Ya Gabriel Tarde afirmó: “conozco regiones francesas donde sin haber visto nunca un solo judío, eso no impidió que el antisemitismo floreciera allí, debido a la lectura de periódicos antisemitas”.
Este aislamiento en el que se configura la opinión pública nos indica, entonces, que tal ligazón por vía de lo que así se piensa es la expresión del agrupamiento del sujeto individualista. En dicho agrupamiento, pues, queda jerarquizado el lazo abstracto de quienes sólo participan como público, de quienes sólo admiten una influencia a la distancia y que, por eso mismo, pretenden desconocer que son influidos. La tentativa de desconocer la vivencia de influencia es correlativa de un contagio sin contacto.
En este sentido, la opinión pública permite conquistar un precario sentimiento de pertenencia eludiendo las angustias y fantasmas que despierta la intersubjetividad cuerpo a cuerpo.
La opinión pública es la afirmación del engaño del self made man, del sujeto que se supone autoengendrado, del individuo que abomina del todos. Es la vía por la cual el sujeto aislado se consuela en su soledad hasta el momento en que lo azota el pánico, momento en que, como señaló Freud, la falta de miramiento por el otro se vuelve fuente de una angustia insoportable.
Por último, sostendré que la opinión pública es el vehículo privilegiado para expandir la hostilidad. Suele hablarse del nivel de agresión o, como también se llama, del lenguaje de acción, que prevalece en las redes sociales o en portales periodísticos, y se lo atribuye a la impunidad que brinda el anonimato. Sin embargo, hay una razón adicional para este lenguaje de acción, a saber, la necesidad de compensar la ausencia física, esto es, la tentativa de crear una mayor intensidad como equivalente y sustituto del acercamiento físico. De hecho, no es sino en los medios o en las redes donde hoy asistimos a la ejecución pública de determinados personajes. Citemos nuevamente a Gabriel Tarde: “Inventar un gran objeto de odio para uso del público, sigue siendo uno de los medios más seguros de convertirse en uno de los reyes del periodismo”.
La distancia física conduce, entonces, a una exacerbación de la hostilidad como forma de figurar un acercamiento y, quizá esto permita entender por qué en la opinión pública cobran particular relieve las sospechas y la desconfianza.
Pese a que se ha dicho que en las masas (de presencia física) se produce una regresión del pensamiento, creo que dicha regresión es más palpable en la opinión pública. En efecto, la repetición idéntica de frases y la generalización que proponen, evidencian una significativa homogenización así como un pensar carente de fundamentos y, no menos importante, una considerable cuota de hostilidad. Se promueve por esa vía una simplificación del pensar y se alienta una disminución de la exigencia de trabajo psíquico.

A modo de síntesis

La opinión pública, entonces, como forma de agrupamiento pretende imponer una guillotina sobre nuestras memorias e identificaciones. Se alienta aquí y allá una independencia banal, una autonomía que carece de toda solidez, un individualismo que prescinde de toda solidaridad. Desde este aggiornado panóptico se ataca toda pertenencia cual si fuera el signo indudable de la mayor corrupción, se reprocha toda dependencia porque ésta, precisamente, es evidente indicio de identificaciones y memorias.
Resulta notable que, sin mediaciones, al sujeto que se referencia con un grupo se le diga que se ha quedado en el pasado. Ser miembro de, pues, es la prueba de sus dos delitos: se identifica con y tiene memoria. El acusado, entonces, es expulsado sin mora hacia el submundo de la barbarie, es enviado fuera del reino de la civilización de los autónomos. Sentirse incluido en un colectivo, agrupado en el reconocimiento de un líder es, curiosamente, sinónimo de fanatismo, pese a que aquella posición no supone homogeneidad alguna. Más aun, memoria e identificación, y agreguemos ligazones libidinales, no son antagónicas con la pluralidad.

El pensamiento crítico ha sido injuriado pues a quien piensa se le advierte no aprendas del otro porque te va a influir, porque corrés el riesgo de identificarte. Es la hegemonía de un modelo cultural que califica como buena la ausencia de dependencias o filiaciones. Dicho de otro modo, toda dependencia manifiesta será sospechada de infecciosa, fanática o corrupta.

 

 




lunes, 14 de mayo de 2018

Es un gran hermano que vigila y que no dudará en disparar (Por la CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional)






El estado espía


En los últimos días del pasado mes de abril, se trató en la Cámara Alta el proyecto de reforma del Código Procesal Penal (Ley 27063). El proyecto, que fue diseñado e ideado por los senadores Rodolfo Julio Urtubey y Pedro Guillermo Ángel Guastavino, ex integrantes del bloque del FPV, actualmente miembros del Partido Justicialista, se trata de una actualización de las reformas impulsadas por el kirchnerismo en el año 2014. El proyecto presentado por la gestión anterior no llegó a tener cauce debido a que fue puesto en suspenso por el decreto de necesidad y urgencia dictado por Mauricio Macri el 29 de Diciembre de 2015.

Por CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional)

Las medidas propuestas tienden a la ampliación y legitimación de una serie de acciones que ya venimos advirtiendo forman parte del modus operandi del aparato represivo y del aparato judicial del estado, desde las manifestaciones y movilizaciones de los días 1° de Septiembre, 12, 14 y 18 de Diciembre del pasado año.

Ciberpatrullaje y técnicas de espionaje

Dentro de las numerosas medidas en perjuicio de la clase trabajadora y del pueblo en general, en este proyecto de reforma se incluye un capítulo denominado “Técnicas Especiales de Espionaje”. Es el que más polémica ha generado debido a que implica un importante avance sobre la privacidad y la intimidad de las personas. Tal es así, que las medidas propuestas en este capítulo han quedado pendientes de aprobación, no sin la promesa de reabrir el debate en un futuro cercano.
Durante las diversas detenciones que tuvieron lugar en las jornadas antes mencionadas, con la finalidad de buscar justificativos para las detenciones realizadas, se dió la orden de descargar archivos, revisar contactos, fotos, mensajería y de recolectar toda la información posible de los dispositivos electrónicos de las personas privadas de su libertad. La implementación de estas técnicas de “ciberpatrullaje” constituyeron una antesala al complejo sistema que busca implementar la nueva reforma, que implica la utilización de hardware y software que será comprado al Estado de Israel, el proveedor por excelencia de arsenal represivo del macrismo.

El interés del gobierno por aplicar estas medidas se da, entonces, por partida doble: por un lado perfeccionan el control sobre los sectores organizados del pueblo, y por otro lado, se invierte en un enorme negociado con el Estado de Israel.






Las nuevas “Técnicas de espionaje” que se proponen en este capítulo incluyen:

– Vigilancia acústica de las comunicaciones: se permite realizar grabaciones de conversaciones privadas del imputado, por fuera de su domicilio;
– Vigilancia remota de equipos informáticos: se trata básicamente de la posibilidad de acceder a toda la información que las personas poseen en sus dispositivos electrónicos (computadoras, laptops, tablets, celulares, etc.). Esto posibilita el uso de rastreadores para conocer la ubicación de la persona, el acceso a sus contactos, perfiles de redes sociales, fotos, y también permite la activación de micrófonos de las computadoras para grabar conversaciones.
Por supuesto que todo esto se encuentra detallado y redactado de una manera muy hábil, que deja el justo y necesario grado de ambigüedad como para que la aplicación de este recurso quede librado a la voluntad de jueces y fiscales. En ningún momento se establece ningún tipo de regla que limite su uso. Ahora bien, lxs que seguimos de cerca los pasos del gobierno en materia represiva, sabemos que estas medidas van claramente dirigidas al pueblo organizado, como ya quedó demostrado de alguna manera en el nefasto Informe RAM, realizado con la finalidad de criminalizar la lucha del pueblo mapuche.
En el mismo capítulo, aparecen reguladas con detalle las figuras de infiltrado (“agente encubierto”), provocador (“agente revelador”), buche (“agente informante”) y traidor (“arrepentido”). La utilización de estas figuras abre un campo enorme para la fabricación de evidencias y las falsas incriminaciones.


Hacia la consolidación de una justicia exprés


El nuevo proyecto de reforma del código procesal habilitaría a la justicia federal (aquella que ha demostrado ser más fiel a las necesidades del gobierno de turno) y a la justicia de CABA (que corresponde a un fuero creado, ni más ni menos, que por el mismo Mauricio Macri), a intervenir en las jurisdicciones provinciales. De concretarse esto, posibilitará a los fiscales de CABA a conformar equipos con fiscales de la provincia, y otorga la facultad a fiscales federales, de llevar adelante medidas por fuera de su jurisdicción, con la autorización del juez federal de la causa.
Por otra parte, en el proyecto original redactado por los senadores del PJ, se intentaba introducir una reforma sobre el artículo que rige el recurso de la prisión preventiva. El código hasta ahora vigente establecía que se podía aplicar esta medida en caso “real” de peligro de fuga. La sútil reforma que se intentó hacer pasar, implicaba la eliminación de la palabra “real”, posibilitando aún más que la aplicación de este recurso sea librada a la voluntad de los jueces de turno. Si bien sabemos que estos han interpretado siempre esa palabra a su antojo, el hecho de que estuviera ahí habilitaba cierta discusión acerca de la legitimidad de la aplicación del recurso. De eliminarse la palabra “real” se corre el riesgo de legitimar la arbitrariedad de esa medida, dejando a los defensores de lxs acusadxs sin derecho a réplica. Esta modificación no llegó a introducirse, pero el intento de hacerla pasar no es llamativo en un contexto represivo como el actual, en el que se mantuvo la prisión preventiva, por ejemplo, a lxs presxs del 14 de Diciembre, con el pretexto de que “podían entorpecer las investigaciones”.

A su vez, el proyecto de reforma contempla modificaciones respecto al código anterior en lo que hace a la posibilidad de reabrir causas cerradas. El código actual posibilita que, si se aportan nuevas evidencias en favor del acusado, se revise la sentencia que ya haya quedado firme. El nuevo código reformado por Guastavino y Urtubey propone eliminar esa posibilidad, lo cual implicaría que no se puedan reabrir causas fraguadas, armadas o mal probadas.

Por último, pero no menos importante, se incluyó en el proyecto una norma vigente desde el año 2016 que es la “ley de flagrancia”, pero con algunas modificaciones no menores. Esta ley posibilita el lograr una condena inmediata, bajo la excusa de que si el acusado es encontrado en el momento en el que está cometiendo el delito, no es necesario perder tiempo y recursos en generar pruebas. Hasta ahora había sido utilizada principalmente para criminalizar a los sectores pobres, pero no había podido ser utilizada en el marco de las detenciones realizadas en protestas sociales o movilizaciones, debido a que abogados de organizaciones antirrepresivas o de DDHH han utilizado el recurso que existía en el actual código, que permite realizar una instrucción completa que logre desarticular la acusación. Esta nueva reforma del código agrega: “si con motivo u ocasión de la protesta social se cometieren delitos comunes en flagrancia, podrán ser sometidos a las disposiciones del siguiente título”. Todos los detenidos durante las jornadas que mencionábamos al comienzo hubiesen quedado con condena firme y en prisión si esto hubiese entrado en vigencia el año pasado.


Lucha, Organización y Unidad de Acción


Los medios y los funcionarios oficialistas han intentado darle a esta medida un carácter que está muy lejano de los intereses de fondo que justifican estas modificaciones. Se ha intentado consolidar la idea de que esta reforma es en pos de generar un sistema más “dinámico, efectivo y moderno”. Pero no hace falta examinar muy de cerca su contenido para darse cuenta que esta nueva reforma del código procesal penal impulsada por los senadores del PJ y puesta a disposición del gobierno de Cambiemos, busca la consolidación de un sistema diseñado para efectivizar y profundizar aún más la represión sobre el pueblo en lucha. Por más de que algunas medidas no hayan logrado aprobarse y todavía está pendiente el debate, no es casual que se busque introducir estas modificaciones en un contexto de recrudecimiento de la represión, que busca criminalizar principalmente la pobreza y la protesta social. Se busca con estas medidas apuntar a la legitimación de una serie de técnicas que ya son usuales en el accionar de jueces y fiscales en el último tiempo, pero que al ser incluidas formalmente en el código procesal, dificultan la posibilidad de la defensa de los imputados de recurrir a argumentos técnicos legales para desestimar esas prácticas. Claramente hay aquí, una vez más, un intento de acallar la lucha popular en un clima de creciente tensión y de profundización de la desigualdad. Pero este, como todos los otros intentos de callar las luchas del pueblo, deberá ser contrarrestado por una unidad de acción cada vez más amplia de todos los sectores del campo popular. Por más que perfeccionen sus técnicas, se hace imprescindible en estos contextos cada vez más adversos para el conjunto del pueblo, redoblar nuestros esfuerzos para organizar una resistencia contundente.

Por CORREPI

Fuente: La Tinta




Lectura Anexa: 

Advierten que la reforma del Código Penal amplía las facultades del Estado para vigilar