EL PERDIDO - ESTACIÓN JOSÉ A. GUISASOLA - PARTIDO DE CORONEL DORREGO - BUENOS AIRES - ARGENTINA

domingo, 18 de febrero de 2018

Mientras los funcionarios de Coronel Dorrego fuman bajo el agua y se ponen las medias corriendo, el fiscal Foglia pule, aceita y saca brillo...






Tal lo adelantado en la nota



el Fiscal Foglia desestimó, en trámite expres, la denuncia efectuada contra "Cloaquita" Ullmann por haber realizado, siendo funcionario municipal, extensiones indebidas de obras cloacales en arterias de la ciudad en las cuales es frentista propietario, con el agravante de nos hacerse cargo de tal gravamen con el resto de los ciudadanos. 

http://ladorrego.com.ar/2018/02/18/el-fiscal-foglia-desestimo-la-denuncia-de-barcelona-y-el-concejal-apelara-la-medida/


Cabe mencionar que desde ahora todos los funcionarios de Coronel Dorrego están autorizados por la eminente figura de la justicia provincial para tomarse atribuciones por fuera de los cánones legales utilizando fondos, máquinas, herramientas y valor agregado municipal. Ergo el fiscal Foglia desestimó lo que luego él mismo "cloaquita" asumió y por lo cual renunció. Coronel Dorrego, un distrito con gente honesta protegido por una justicia honesta. 

El monumento alusivo con la placa recordatoria en honor al ex funcionario injuriado y calumniado será colocado en la esquina de la calle Gregorio Juarez e Yrigoyen. Una vez conocida la resolución del fiscal el Intendente Raúl Reyes propuso organizar una verbena popular, como las que hacía el recordado caudillo conservador que viste con su nombre dicha calle, en la misma cuadra, sabiendo que al haber cloacas no sucederá  lo que ocurre en otras calles del distrito en donde no vive ningún cuadro influyente  de Cambiemos, sea político, de planta, del ámbito judicial o empresarial. Habrá invitaciones especiales para el mencionado Fiscal, y como no podía ser de otra manera con "extensiones" a favor de sus colaboradores, orgullos del distrito, los Fiscales Zorzano y Romero Jardín... 








Imágenes: Página AM 1470 La Dorrego


.... pero el mejor currado.. 20 años "no es poca cosa"

A horas de un comienzo, algo de memoria. “El Plan económico que denunciaba Rodolfo Walsh en su Carta a la Junta de Comandantes es muy parecido al de quienes hoy nos gobiernan”





Lo único seguro es el futuro, el pasado cambia todos los días...


Por Guillermo Cieza para Relámpagos

A mediados de 1999 empezamos a realizar reuniones con la intención de hacer un homenaje a los compañeros desaparecidos y asesinados de las Fuerzas Armadas Peronistas. En agosto de ese año se cumplían 20 años de la desaparición de un grupo de compañeros entre los que se contaban quienes habían sido algunos de nuestros principales dirigentes: Raimundo Villaflor, Roberto Palazzesi, Enrique Ardeti y Elsa Garreiro Martínez.
Los invitados a esas reuniones, que en algún momento de nuestras vidas habíamos transitado una historia común, en los últimos veinte años habíamos transitado otros mundos y otras historias; y quizás por eso no fue fácil ponerse de acuerdo sobre qué habían sido las FAP. En homenajes posteriores, a los 25 y 30 años, se suscitaron parecidas discusiones, pero ya para aquellos momentos contábamos con el aporte inestimable de la recopilación de documentos que realizaron Eduardo Pérez y Eduardo Duhalde que se publicó en 2002 con el título “De Taco Ralo a la Alternativa Independiente, con la historia de las Fuerzas Armadas Peronistas”. Con los documentos en la mano, era más difícil tratar de acomodar el pasado para justificar algunos presentes bastante confusos.
La referencia viene a cuenta de señalar que cualquier referencia a los años 70 está teñida por nuestros presentes y además por el lugar que ocupamos, por nuestro punto de observación y militancia, en aquella epopeya.Afirmar que fue una epopeya supone una valoración personal, otros pensarán calificarlo como una tragedia. Pero como intento explicar desde el principio, no me parece conveniente presumir de objetividad. Cada cual habla desde su pasado, y sobre todo desde su presente.


Continuidades


La particularidad argentina que la distinguió en el continente durante los primeros 75 años del Siglo XX, fue el papel que jugaron los trabajadores como principal obstáculo a la acumulación capitalista y a la estabilización política de los regímenes burgueses.

El carácter temprano de los procesos de industrialización en la Argentina, en relación a los otros países de Latinoamérica, no explica mecánicamente el desarrollo de las organizaciones obreras y la dimensión de las luchas sindicales que en los años 20, por su masividad y combatividad, podían compararse con las mejores batallas desarrolladas en los centros industriales europeos. Hubo un encuentro de vocaciones combativas de trabajadores del interior, herederos de las luchas por la independencia y de proyectos antioligárquicos y federales, con exilados políticos que eran cuadros fogueados en las mejores luchas desarrolladas por el anarquismo y otras corrientes socialistas en Europa.

La rebelión obrera del 17 de octubre de 1945, expresó una continuidad de esas luchas, lo fue también la resistencia peronista, y la nueva oleada de puebladas populares que se iniciaron con el Cordobazo.
Polemistas de clase media, o funcionarios de aparatos partidario tejieron otros relatos de rupturas y desencuentros. Pero el mundo obrero fue mucho más cercano al que describe Walsh en “¿Quién mató a Rosendo?”, donde el activista de base sindical peronista Raimundo Villaflor, protagonista de la Resistencia, tenía un padre que había sido militante anarquista, y un maestro, Domingo Blajaquis, que era un marxista disidente de su Partido. Hubo un tiempo histórico 1946-1960, en que la antinomia peronismo-antiperonismo pareció resumir la lucha de clases, pero después de ese momento, como bien se desnuda en el tiroteo de “La Real”, hubo peronistas de los dos bandos, y como bien decía Villaflor, la unidad del peronismo se convirtió una utopía reaccionaria.
Descubrir tardíamente al peronismo desde fuera del movimiento obrero generó no pocas fantasías, la más penosa fue identificar a Perón como un líder revolucionario. No advertir la continuidad de las luchas obreras y confundir la experiencia, las luchas, los sueños y los esfuerzos de los trabajadores peronistas, con el proyecto del Perón que regresó del exilio, fue la contracara de este equívoco.
El ejercicio de la lucha armada fue parte de las luchas obreras desde principios del Siglo XX, se prolongó en la resistencia peronista y todos los combates que dieron los trabajadores a partir de la dictadura de Onganía. El tapón a los reclamos y a la democracia obrera impuesta por la burocracia sindical a partir de los años 60, las listas negras de los activistas obreros, la proscripción electoral del peronismo, y la sucesión de regímenes dictatoriales; facilitó que naturalmente las búsquedas revolucionarias locales empalmaran con la revolución cubana y con la propuesta del Che de extender la insurrección revolucionaria. En nuestro país se dio el paso de utilizar la lucha armada como método de lucha, a organizarla apostando a disputar el poder político. Hubo otras lecturas y confusiones que sustentan viejos y actuales revisionismos, pero como sucede con otros relatos los registros escritos quitan margen a la fábula. Basta repasar los nombres de quienes se incorporaron o mantuvieron alguna vinculación con las organizaciones armadas peronistas y no peronistas para advertir que los mejores activistas sindicales, los mejores intelectuales, los mejores escritores y poetas, la flor y nata de la generación de los 60 y los 70, se sumaron a esa apuesta.


La epopeya


Como bien decía el Che, la voluntad revolucionaria pone en marcha los grandes motores de las transformaciones sociales, pero, también como decía Raúl Sendic, los pueblos son estrategas y son ellos los que definen los momentos de avanzar o replegarse.

El momento más cercano a la revolución no coincidió con el auge de las organizaciones armadas, ni con la asunción de Cámpora y de gobernadores y diputados “compañeros”, sino con el pico de luchas obreras 74-75, vinculadas por las coordinadoras interfabriles. Fue en ese momento, y no otro, donde el capitalismo local y el Imperio vigilante vieron en riesgo su hegemonía. Fue en ese momento y no otro, donde se expresaron todas las continuidades, donde se condensaron toda la experiencia y la decisión política de los trabajadores para ir por todo.

En aquellos meses pródigos y riesgosos, como son todos los momentos revolucionarios, los trabajadores nos convencimos a nosotros mismos que si podíamos manejar los ritmos de producción de las fábricas, podíamos controlar al país. Nunca fuimos más plenos y más felices que en aquellos años. Hubo episodios duros como ocurre con todos los procesos revolucionarios, el fascismo se hizo presente con los asesinatos de las Tres A. Pero creo recordar que enterrábamos a nuestros muertos convencidos de que nos seguirían acompañando en esa posibilidad extraordinaria de cambiar la historia y que seguirían viviendo en la nueva sociedad que construiríamos.
No puedo asociar esos años al dolor, solo al amor y a la alegría. No alcanzó, pero nadie nos quita la vivencia de haberlo intentado.
Muchos años después y a la luz de otras vivencias protagonizadas en el 2001 y en la Venezuela bolivariana, puedo concluir que lo que tuvimos fue sujeto y momento revolucionario, y lo que no tuvimos fue vanguardia política que liderara esa oportunidad histórica excepcional.


Después


Dicen que un problema que nos aqueja a los adultos mayores es la propensión a la fantasía. Advertido de este trastorno he tratado de ser muy prudente en mis asociaciones y es por eso que me he negado a reconocer cualquier vinculación entre el kirchnerismo y el peronismo revolucionario de los 70, al menos el que yo conocí, que leía a John William Cooke, se construía desde las fábricas, y apostaba al socialismo.
Me animo si a advertir que el Plan económico que denunciaba Walsh en su Carta a la Junta de Comandantes es muy parecido al de quienes hoy nos gobiernan. Que los mismos sectores medios que aplaudieron el golpe del 55, apoyaron la dictadura de Videla y se entusiasmaron con la plata dulce de Menem, ahora son la base electoral de sustentación del macrismo.
También que muchos jóvenes dirigentes territoriales empiezan a parecerse a los vandoristas de los años 60 y que muchos jóvenes dirigentes políticos se parecen a los jóvenes frondicistas que promoviendo la Integración y el Desarrollo, pretendían convertirse en la “materia gris” del peronismo.
Pero francamente me preocupan otras asociaciones y me desvelan otras preguntas.
¿Hay lazos de continuidad entre el poder obrero construido en las fábricas en los años 70 y el poder popular construido desde las organizaciones territoriales en los últimos veinte años? ¿Hay similitudes entre la Comuna de París, los Soviets, los Consejos obreros de Italia en los años 20, las comunas de la Revolución China, nuestras experiencias prefigurativas de organización obrera y popular, las comunidades bolivianas, los Caracoles zapatistas y las Comunas venezolanas? ¿Hay coincidencias entre el cerco y la política de aniquilación a la que fue sometida la revolución paraguaya con la Guerra de la Triple Alianza, con el cerco y la amenaza de intervención que hoy se cierne sobre Venezuela? ¿Vuelve a ser la unidad de quienes comparten un proyecto revolucionario, nuestro problema principal como en los tiempos de las luchas independentistas?

¿Volverá a sucedernos como ocurrió en los 70 y en el 2001, de que seamos capaces de impulsar un momento revolucionario y no podamos capitalizarlo por falta de unidad y liderazgo?

Quizás mi única certeza es que las continuidades en la base, que salieron a la luz revolucionariamente en los años 70, siguen transcurriendo. En tiempos de confusión, más que pontificar, me parece necesario escuchar y acompañar.


*Por Guillermo Cieza para Relámpagos.


viernes, 16 de febrero de 2018

“Que avancen, no se puede evitar, pero que sea lo más lento posible”. ¿Se inaugura una nueva etapa en la lucha popular? Por José Cornejo para Agencia Paco Urondo

Foto: Sub Coop.





Las batallas de diciembre en Plaza Congreso fueron el punto más alto de las movilizaciones durante la presidencia de Mauricio Macri. ¿Se está configurando una nueva estrategia?

Por José Cornejo para Agencia Paco Urondo

Hace poco tiempo, escribí un artículo llamando a la calma a mis compañeros y compañeras militantes. La destrucción que el macrismo ejerce sobre la Argentina nos desespera y nos hace fantasear con revueltas sociales y gobiernos que huyen en helicóptero. A modo de propuesta, iniciaba y finalizaba el texto convocando a una “Guerra popular prolongada”. Es decir que, dado que quienes gobiernan van a quedarse un buen rato, promovamos todo tipo de resistencia. Que avancen, no se puede evitar, pero que sea lo más lento posible.
Elegí “guerra popular prolongada” (GPP) por su significación literal. Pasé por alto que las palabras y las consignas cargan con una historia y sus luchas. Afortunadamente accedí a un texto revelador de Guillermo Caviasca donde advierte cuestiones básicas, tales como que GPP es un concepto inaugurado por Mao. Él se refería a un tipo muy específico y sofisticado de guerrilla campesina, con tareas diferentes y bien coordinadas. No un tum-tum a la criolla, dónde el vacío de conducción y articulación es notable. Quizás ese debió ser el título correcto: tum-tum popular y prolongado.


Sin embargo, el objetivo de este texto no es hacer una autocrítica semántica. Es reivindicar aquel barullo desordenado que nuestro pueblo desplegó durante dos años y alcanzó su clímax durante las dos batallas en Plaza Congreso cuando se votó la reforma previsional. Ese momento fue, para seguir con la metáfora, una petite morte: el punto más alto de la lucha y a su vez la conciencia que así no vamos a conseguir expulsar a estos sátrapas  (Dícese de los gobernantes títeres que el imperio persa imponía a sus conquistados con el fin de extraer los máximos impuestos posibles.).


Desde entonces hubo variopintas intentonas de unidad. Del moyanismo con el sindicalismo k, del moyanismo con las organizaciones sociales, del PJ con referentes de Unidad Ciudadana y el Frente Renovador, y de diputados multicolores contra el macrismo. Febrero representa un nuevo escalón en la lucha popular: la emergencia de un nuevo sentido común, que las partes no van a poder derrotar un todo. Cómo en aquel viejo chiste de la orgía, donde algunos empiezan a entender que si no se organizan tendrán un rol meramente pasivo. Estuve tentado de bautizar a esta etapa como “insurreccional”. Organizaciones urbanas preparando el estallido y la toma de poder. Pero sería repetir el error anterior, desconocer la historia del concepto.

Así que lo más parecido a lo que quiero plantear es que estamos inaugurando una nueva etapa de lucha, cuya novedad es que el quilombo está semi organizado. Ya no es solamente el corte de la Ctep de Puente Pueyrredón, sino que otros actores saben de esa lucha y buscan montarse sobre ella para condicionar al gobierno o, para ser más realistas, que al gobierno les cueste más someterlas. O de mínima, alcanzar cierta repercusión pública. Defino “quilombo” como el conflicto social presentado como denuncia con aspiraciones mediáticas más que los pasos desordenados hacia la toma del poder.
En esto quiero ser categórico: no encuentro ningún elemento, ni institucional ni insurreccional que nos esté acercando a la recuperación del Estado. Pero claro, eso sería una tercera etapa. Contentémonos con haber finalizado la primera y hagamos el máximo esfuerzo para que la segunda se sostenga y cumpla su ciclo.

Por José Cornejo para Agencia Paco Urondo.


Fuente: La Tinta

miércoles, 14 de febrero de 2018

Para este gobierno dictatorial el Dr. Zaffaroni es un peligro y debe ser eliminado, no puede ser de otra manera...






El Dr. Eduardo Raúl Zaffaroni, en sus recientes intervenciones públicas,


hace referencia a un gobierno que no es democrático, que es censor, persecutorio, que priva de la libertad sin sentencia, despótico, que es asesino y corrupto en esencia, de manera que de acuerdo al lugar internacional que él y su investidura ocupan son coherentes sus declaraciones. Nos afecta porque está hablando de su país, de nuestro país. Está previniendo a la comunidad, está advirtiendo, desde sus conocimientos del derecho y la política, sobre la aparición de nuevo y maquillado Reich, cuyos mecanismos para disciplinar a la sociedad se encuentran muy alejados de los conceptos republicanos y democráticos con los cuales arribó. La condenable cacería que ha emprendido, mediante un aceitado aparato mediático-judicial, en contra de dirigentes que no se someten a su voluntad solo es posible de observarse y explicarse a partir de la propia naturaleza coercitiva y violenta que posee este modelo excluyente. No hay modo que el Dr. Eduardo Raúl Zaffaroni no lo denuncie y desee fervientemente su pronta finalización. Y esto no es ser golpista ni mucho menos, como afirman los psicópatas e hipócritas oficialistas, que hace poco más de dos años pedían ante cada manifestación literalmente la muerte de Cristina Fernández de Kirchner, cuando se está hablando de un régimen que ha trocado todos los valores humanistas que el sistema posee. La democracia no es solo votar, hay decenas de ejemplos en la historia que le dan marco a la idea, incluso hasta dicha herramienta de acceso al poder ha sido utilizada muy pacientemente por notorios perversos, siempre apuntalados por las elites, desde luego.

“En un país colonial las oligarquías son las dueñas de los diccionarios.” John William Cooke, por eso no nos puede extrañar la siniestra campaña en contra del prestigioso jurista por parte del establishment y sus esbirros. El poder neoliberal se apropió de los significantes “democracia” y “república”, intentando imponer sus significados como si fuesen naturales o necesarios. Periodistas”, políticos y jueces del establishment promueven la caracterización de los populismos como una amenaza para la república y la democracia. El verdadero peligro, afirma la Psicoanalista y Magíster en Ciencias Políticas Nora Merlin, es esta nueva forma del capitalismo, el neoliberalismo, que va erosionando los pilares fundamentales  de la república. La mayoría de los gobiernos en esta etapa neoliberal acceden al manejo del Estado por el voto y, como hemos sostenido en otros artículos, poco va quedando de libertad de elección ya que los medios masivos colonizan la subjetividad, crean la realidad y manipulan las supuestas “elecciones libres” a partir de un totalitarismo comunicacional corporativo. Con voracidad el poder busca consumir al sujeto, producir una nueva subjetividad e imponer opinión pública a través de un discurso único. Si los sentidos o las representaciones no se debaten sino que se cristalizan, se literalizan transformándose en monolíticos, la práctica democrática es interrumpida dando lugar al autoritarismo y, en el caso extremo, al totalitarismo. El poder reprime el antagonismo propio de la política en los cuerpos o en lo simbólico, desconociendo las diferencias, la pluralidad de voces, los desacuerdos, las demandas populares, lo heterogéneo; en definitiva todos los elementos de la construcción populista. La democracia se reduce a un legalismo formal de elección de representantes, un juego de instituciones, donde los Estados resultan manejados por gobiernos que representan el poder: un simulacro de democracia.

Hace más de cuarenta años un tal Rodolfo Walsh, con una modesta carta militante, escrita de su puño y letra, que luego con el correr de los años se convertiría en el ensayo político más rotundo del cual se tenga memoria por estas latitudes, nos advertía con lujos y detalles un devenir inexorable para la Patria y en consecuencia para él, dentro de una coyuntura política en donde la mayor parte de la sociedad creía estar inmersa de una suerte de reestablecimiento del orden institucional. Y fue culpable por escribir sobre una verdad que a nadie interesó y que a muchos molestó, y fue asesinado...

 

Y es el Dr. Rául Ricardo Alfonsín, un 1 de diciembre de 1985, quien mejor defiende y define lo expresado por el Dr. Zaffaroni: "En una sociedad culturalmente desarticulada, que no reconoce la existencia de espacios normativos comunes entre sus grupos componentes, el orden sólo resulta concebible como producto de una acción coercitiva - y por lo tanto básicamente represiva - del grupo dominante. A la luz de esta concepción, las situaciones de conflicto son vistas como una quiebra antinatural del orden, como algo que debe ser suprimido. 


Cuando la democracia se calla, ergo el pueblo, los tiranos le pueden hacer decir cualquier cosa... 

lunes, 12 de febrero de 2018

EL GOBIERNO ESPERA UNA GRAN COSECHA SOBRE UN CAMPO INUNDADO .. Carlos Gabetta para Revista Sin Permiso





Argentina, la hora de la verdad

Carlos Gabetta, periodista, escritor para Revista Sin Permiso



Fuente:


Las batallas sindicales y económicas que libra el Gobierno son frentes de una misma guerra, aunque el presidente Macri y sus principales asesores no parecen considerarlo así, ya que basan su estrategia en un hipotético mejoramiento de la economía que, opinión pública mediante, ayudaría a neutralizar la oposición sindical.
Eso resulta algo así como esperar una gran cosecha de un campo inundado. En la actual situación económica mundial, ya es difícil resolver problemas; mucho más en un país costoso, ineficaz e imprevisible. Argentina está “fuera de norma” en cualquier aspecto, incluso en el universal y tácitamente aceptado de la corrupción. También, como México, va camino de la violencia delincuencial extrema: no hay más que asomarse a lo que ocurre en Rosario y otras ciudades.
Transcribo algo ya dicho aquí: “Tomemos como ejemplo un asunto sobre el que hay acuerdo general: la necesidad de inversión extranjera productiva. Para el caso, aunque en casi todas partes la ‘cometa’ es de rigor, aquí tiene un monto de ingreso y un aumento posterior que excede ampliamente la ‘media’ internacional, por no hablar de los países donde es insignificante o no existe. Una anécdota viene a cuento. Unos meses después de la crisis de 2001, la embajada francesa me invitó a dar una charla en París, ante el Senado, sobre el “Problema argentino”. Además de los legisladores, acudieron casi todos los CEO de empresas con inversiones aquí, entre otros Jacques Chambert-Loir, entonces de Total. Por supuesto, asumí todas nuestras responsabilidades políticas, económicas y sociales, pero no me privé de señalar que respecto a la corrupción, como en el tango, para bailar hacen falta dos. Para el caso: un corrompu et un corrupteur (sic). En diálogo extraoficial posterior, uno de los ejecutivos franceses, luego de agradecerme educada, pero irónicamente, votre liberté de propos (traducir como ‘mi osadía’), señaló que las empresas tenían que aceptar los hechos, ya que de otro modo no podrían expandirse hacia casi ningún país. Pero según su experiencia en Argentina, las coimas ‘de entrada’, aunque altas, acababan siendo un problema menor; contable. Lo que ocurre, agregó, es que luego se suman la aduanera, sindical, funcionarial, transportista; las dificultades, demoras, incumplimientos y costos ‘extra’ de casi cualquier negociación con el Estado, las corporaciones y empresas locales…” (Columna: De la corrupción sindical).
De modo que hay varios frentes, pero una sola guerra. Sería utópico esperar de cualquier gobierno, del color que fuese, que ganara rápida y simultáneamente todas las batallas. Pero cualquier gobierno que quiera evitarse el fracaso de todos los anteriores, del color que hayan sido, está obligado al menos a armonizar aquellas cosas que hacen de la Argentina un país tan especial; hoy por hoy, en sentido negativo.
La semana pasada esta columna se ocupó de la situación Gobierno-centrales obreras. Esta semana, las novedades han sido los giros políticos de Hugo Moyano, Adolfo Rodríguez Saá y Alberto Fernández, los más notorios entre varios otros, hacia la inefable Cristina Fernández. Todo es por ahora incipiente, pero se trata de otra prueba de que el peronismo empieza a olfatear que al Gobierno le va realmente mal en lo económico y, a corto o mediano plazo, en lo social y electoral. Fernández se reunió dos horas con Cristina pocos días después de que el papa Francisco lo recibiese largamente en el Vaticano. El próximo paso podría ser que Bergoglio –para el caso, es mejor llamarlo así– sugiera a Cristina bajarse del trono, hablar otro lenguaje y ponerse a disposición de la unidad peronista.
El frente externo. Los nuevos sacudones de la crisis financiera internacional, que ocuparon los titulares toda la semana, hacen aún más acuciante la necesidad de formular un proyecto que vaya más allá de los problemas de coyuntura.
Todas las propuestas político-económicas serias, del color que sean, ponen el acento en la competitividad, la innovación, la sustentabilidad y el desarrollo de las empresas, nacionales o no; en el buen funcionamiento institucional como requisito. Puesto que cualquier negociación se basa en última instancia en la relación de fuerzas, un país como la Argentina, inflacionista, recurrentemente en crisis, disfuncional, con empresas e instituciones ineficientes, no puede exigir mucho, ya que suscita desconfianza, temor. De allí que los inversores externos exijan –y de paso aprovechen para beneficiarse– condiciones especiales. El kirchnerismo no inventó nada con las “cláusulas secretas” del acuerdo con Chevron
Entre otras medidas de corte liberal clásico –que dicho sea de paso, vienen fracasando en todo el mundo– el Gobierno basa su estrategia en el endeudamiento externo. Pero además de la amenaza latente de otro “crash”, esos sacudones financieros internacionales generaron un progresivo aumento de las tasas de interés. “La incertidumbre es muy alta, reconoce Graham Bishop, director de inversiones de Heartwood Investment Management: la verdadera cuestión es saber si el alza de las tasas va a operarse de manera ordenada o desordenada”. La segunda posibilidad “paga dos pesos”, como diría un turfista… 
De modo que el Gobierno acudió, con éxito por ahora, al endeudamiento en pesos. Pero esto sigue siendo un parche “para tapar agujeros” –el déficit fiscal, entre otros– y no parte de un proyecto de inversión productiva. Entretanto, la inflación no cede y los topes fijados por el Gobierno para las paritarias deben revisarse continuamente. Las colisiones con el sindicalismo, dividido o no, pero basado en buenas razones y dirigido por quienes ya sabemos, están a la vuelta de la esquina.
Lo último es que el Gobierno convocó a una “reunión cumbre” de gabinete en Chapadmalal, la semana entrante, para analizar la situación. Dados los antecedentes, no es previsible que de allí salga un proyecto de desarrollo nacional-redistributivo claro, bien difundido en la ciudadanía, que suscite apoyo, sacrificio y paciencia mayoritarios y nos saque del círculo liberal-populista.
Pero la esperanza, dicen, es lo último que se pierde…



sábado, 10 de febrero de 2018

Un Natanson, recargado, insiste. No es necesario que la democracia sea de todo el pueblo, por todo el pueblo y para todo el pueblo mientras el gobierno se maneje dentro de sus límites






José Natanson tiene 42 años y hace 20 que empezó a trabajar como periodista. Sus primeros pasos fueron en Página 12, donde aún escribe regularmente, y hace siete años que dirige la edición local de Le Monde Diplomatique. Él remarca que en todo este tiempo, lo que nunca dejó de hacer es observar la política, tratar de entenderla. De esa observación surgieron libros que ponen bajo la lupa los fenómenos políticos y sociales que tuvieron lugar durante los últimos años en la Argentina y el resto de los países de Sudamérica.



“Este es un gobierno de derecha, regresivo, pero se mueve dentro de los límites de la democracia”




Estupenda entrevista Revista La Tinta





Opinión de Nos Disparan desde el Campanario

Natanson afirma que Cambiemos es creativo y  que gobierna dentro de los límites de la democracia, pero por el momento dichos límites no los alcanza a definir.  Según su subjetividad podemos concluir que este es un gobierno tan original y creativo que hambrea, recorta derechos, hegemoniza medios, impone poder real por sobre el Congreso, hace negocios particulares, manipula al poder judicial, endeuda y fuga, persigue, censura y mata dentro de los límites de la democracia, cosa que se viene haciendo en la historia argentina desde Bernardino Rivadavia hasta nuestros días, excepto las tres o cuatro anomalías plebeyas que muy eficientemente fueron perseguidas ...”¿Cuántos de cada uno de estos incisos admite la democracia, según Natanson? Por ahora tampoco define su nivel de tolerancia. Pero qué va, Natansón tiene 42 años y hace 20 que habla, debate y escribe sobre política, porque la política empezó con él, a la par que la necesidad de tener interlocutores confiables dentro del propio gobierno amerite cierta acuerilización conceptual a favor de su proyecto literario. Como intelectual fracasa debido a que une con sofismas convenientes una visión de la democracia muy afín a su correlato, pero que para nada se condice que con los fundamentos del sistema. La democracia no es una ideología, es un sistema que posee herramientas específicas, en consecuencia no es calibrable, no existe la democracia por aproximación, la casi democracia, y éste ha sido un apunte muy utilizado en contra de los gobiernos populares hasta el punto de la estigmatización colectiva e individual.  Natanson se siente muy cómodo en una democracia de baja intensidad, en una democracia en donde las cuestiones se resuelvan en los despachos, en una democracia que solamente se lea en sus libros veinteaniales, que las calles y sus pulsiones resulten camposantos expectantes a la espera de los orlados post mortem. Para el periodista progreliberal la democracia puede permitirse acotar derechos, y esto lo asume ya que desde su profundo ser burgués le permite al sistema extender los límites de sus paradigmas recreando un nuevo concepto democrático, más lábil, sin necesidad que sea de todo el pueblo, por todo el pueblo y para todo el pueblo..



jueves, 8 de febrero de 2018

Coronel Dorrego: La foto que Reyes y Vidal no incluirán en su ABR, álbum del Alumno Bonaerense Reaccionario. Desde este espacio estamos para que no la olviden..


Cómo un inocente acting marketinezco se puede transformar 
en una rueda de reconocimiento.. Si me preguntás .. digo los tres


Vidal nuevamente en Coronel Dorrego, como laxante contra la corrupción. Aquella vez fue por incontinencia de orines, esta vez se le atravesó en el yeyuno un flato Ullmann con extensiones cloacales. Para nuestra desgracia vino a defecar psicopatías en nuestras pobres y contaminadas latitudes, gradiente de aguas nauseabundas, intomables y con mínima presión, a pesar de la mitomanía y los delirios de Dumrauf, Lizarrondo, Koki Fernandez y el resto de los pacientes ambulatorios que toman decisiones en nuestro maltratado distrito. Como siempre, la monada pautada, tirando centros al área chica.
Recordemos aquella vieja crónica de su anterior visita. En la gráfica del presente post se puede observar la rueda de reconocimiento de entonces..

Crónica de su nueva visita



Párrafo a destacar:
“La primera visita de Vidal a Coronel Dorrego se había producido el 31 de octubre de 2016, cuando junto a su comitiva y al intendente Reyes, se dirigieron a Obras Sanitarias, donde recorrió las instalaciones de la planta junto al exdirector de Obras Sanitarias Horacio Ullmann (vaya a saber las razones por las cuales la crónica periodística original omitió su apellido), funcionario extinto por haberse realizado extensiones cloacales indebidas, fue en su momento quien le mostró el avance de los trabajos para volver a darle agua corriente desde la canilla a los dorreguenses. Cabe recordar que por la presencia de arsénico y nitratos durante los últimos años se está dando bidones de agua a los habitantes de la ciudad cabecera. Vidal resaltó aquella vez el trabajo que su gobierno viene haciendo con el Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento Rural, como también la labor Reyes. También había anunciado que la planta iba a quedar habilitada el año pasado, pero aún no está en funcionamiento, cuenta la crónica”.


Como final de post una nota a la cual no se le debe tachar ni una coma...


Para finalizar Raúl. Sospecho que ya le habrás pedido a Romero Robado de los Jardines de Coronel Dorrego o al bahiense Baby Face Fiscal la preventiva de Ullmann. No solo se puede dar a la fuga sino que además, al formar parte del oficialismo, con sus contactos, puede entorpecer la investigación, amén que acaso no se moleste en hacerlo ya que vos, junto a los fiscales, la entorpezcan de “motu proprio” ... Imaginate, si Bouduou, por un 08 fue en cana, este va directo a Saavedra, Pero que se quede tranquilo allí va a estar con el Pastor Evangelista Mauro Schechtel, tipo muy conocido por sus colegas de gabinete, el director de Salud y el director de Cultura. Con sus recomendaciones y el recuerdo de la buena vida en tiempos de los subsidios recibidos por el clan la va a pasar fenómeno...